sábado, 31 de octubre de 2015

Calentar antes de corer



Yo era de los que pensaba que correr es de cobardes, de hecho no corría desde aquel día en el patio del colegio, cuando Juan el broncas, nombre ficticio por supuesto, que aunque no he vuelto a tener contacto con él, esto de Internet es muy traicionero.

Como decía, aquel día al ver venir corriendo en mi dirección a Juan el broncas, empecé a correr yo también, algunos dijeron que por prudencia, en realidad corrí por evitar las dos hostias que el menda daba a sotavento y con la mano abierta como flor en primavera a modo de bienvenida.
Tenía la firme decisión de no volver a correr más desde aquel día, pero leí un artículo donde se hablaba de los beneficios de correr, como que era bueno para la salud, proporcionaba satisfacción, y otras lindezas por el estilo, entonces llego la frase que cambiaría mi vida, había que calentar antes de correr, al día siguiente ya tenía bambas.

Recuerdo como si fuera ayer aquel día, mi mujer con mallas, camiseta y bambas, y yo con el tanga de piel de leopardo, sospechando que lo de calentar no lo había pillado bien.

Entonces me enseño una tabla de ejercicios que había que hacer antes de correr, le pregunté si no podíamos saltarnos esa parte, que yo ya venía caliente de la cama,  su mirada y la media hora siguiente haciendo posturas para las cuales no está diseñado el ser humano, me confirmaron que no solo no podíamos saltar esa parte, sino que además era tremendamente complicado los primeros cinco minutos.
Winter is Coming.

2 comentarios:

  1. Interesante blog, Xavier. Y muy buena terapia.
    Saludos.
    Juancar

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juancar, como terápia lo cree.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar